CUERPOS DESOBEDIENTES


> TRAVESTISMO E IDENTIDAD DE GÉNERO La primordial relevancia de este libro está dada por la mirada libre y al mismo tiempo solidaria con que ilumina el fenómeno del travestismo, tan incómodo, perseguido y codiciado a un tiempo, con una presencia social cada vez mayor pero rara vez objeto de reflexión lúcida y de entendimiento y comprensión. 

Josefina Fernández, antropóloga feminista, comienza registrando la evolución del concepto de travestismo gradualmente disociado del delito, la homosexualidad y la transexualidad, para exponer tres hipótesis de su relación con el género, noción a partir de la cual el feminismo impugnó la idea de la biología como destino: el travestismo concebido como reforzamiento de los géneros y sus relaciones de dominación como tercer espacio de identidad, que cuestiona el sistema binario de las dicotomías de sexo y género o bien – y ésta es la hipótesis más cercana a la autora – un cuestionamiento al concepto mismo de género como “productor de subjetividades normalizadas”.

La autora acompaña el proceso de construcción de la identidad travesti a través de entrevistas a travestis organizadas en el Movimiento Gay Lésbico Travesti Transexual y Bisexual Argentino (MGLTB), así como su proceso de organización en el curso de la década de los 90’s, sus conflictivas relaciones con las organizaciones de lesbianas y con el movimiento feminista, su relación con el ejercicio de la prostitución consecuencia de su exclusión, pero también, espacio que permite la demostración de identidad: “Para nosotras, la prostitución no es sólo una necesidad, también es un sueño”, testimonio éste el de una travesti diferenciándose de las mujeres prostitutas.

“Para mi conocer el travestismo fue arrancarme de un lugar de comodidad, de certeza, de escondite, un lugar de verdades absolutas, y por lo tanto tiránicas, y que a partir de esta experiencia del conocimiento de las travestis ya no volví a ser la misma. [Josefina Fernández]

Las certezas y el tipo de interpelación que me hizo el travestismo, primero como activista feminista, fue un camino sin retorno. Incluso en el camino perdí muchas compañeras feministas que se sentían ofendidas por interpelarlas yo, tal como el travestismo me había interpelado a mi. Era casi una herejía. Cuando Lohana decía “muchos de los testimonios que Josefina trabaja en su libro pertenecen a compañeras que están muertas”, recordaba el caso de Brigitte, una joven adolescente de a penas quince años, a la que entrevisté en el Hotel en el que vivía desde hacía dos, es decir, que había llegado allí con trece recién cumplidos. Tenía su cuarto empapelado de fotos de Xuxa (la cantante infantil) que tenía un cuaderno, al que ella llamaba “diario íntimo” y que por supuesto no registraba ningún desencanto amoroso, ninguna pelea con padre, madre, o profesores – como hacía mi hija, que tenía la misma edad que Brigitte en ese momento – sino que escribía sobre el preámbulo de la Constitución Argentina, renglón tras renglón, para aprendérselo de memoria “por si acaso de noche la policía me atropella”, decía. Brigitte ya no está hoy entre nosotros.

Me acordaba también de Nadia, otra querida compañera recientemente fallecida, que tuvo una pelea en la calle con Lucía Careu, vecina de Palermo. Nadia le decía “para empezar te voy a aclarar que no somos los travestis, que somos las travestis”. Y yo encontré en esas palabras de Nadia una expresión de la lucha por el reconocimiento que las travestis vienen haciendo desde hace no más de diez años. Situada yo en ese lugar un poco tenso o que a veces me generaba mucha tensión como activista y como intelectual, lo que querría y deseo para este libro, es que sea un instrumento para que otros desobedientes u otros que tengas ese espíritu desobediente, lo tomen y desordenen este mundo de tanto orden, este mundo donde las identidades son sólo dos; son excluyentes. En definitiva, un libro, no importa tanto por lo que está dicho, sino por la manera con la que fue escrito, por el gesto con el que fue escrito, con el compromiso que se asumió para ser escrito.

Deja tu comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s