LA CONSTITUCIÓN TRAVESTI

> UNA MIRADA HACIA LOS CÓDIGOS Y PENSAMIENTOS DE LOS MÁS DESCRIMINADOS La Constitución Travesti, es involucrarse en un submundo donde hombres vestidos de mujeres, con transformaciones físicas, ingesta de hormonas y cabellos largos, taconena con botas altas hasta las rodillas por las calles o esquinas de una zona roja, luciendo faldas cortas o exhibiendo sus cuerpos semidesnudos, siempre mal visto por gran parte de una sociedad discriminatoria. Allí no sólo se mueven los marginales y pobres: también gente adinerada en coches lujosos, que recurre a la búsqueda fácil del placer sexual fuera de las normas sociales comúnmente admitidas. 

Un personaje de nombre Ricky Medina comienza a investigar en ese ambiente y todo lo vive intensamente en el barrio de Constitución. Transcurre sus días en hoteles, bares decadentes y “boliches” o bares también frecuentados por quienes ejercen la prostitución callejera. Primero conoce un lugar en el que hace base “El Bar de las Travestis” y a partir de entonces, se enreda en historias candentes con personas del mismo círculo. De esa manera, se sitúa en lo más íntimo de los diferentes grupos de traviesas – término/jerga que utilizan para llamarse entre ellas – que comandan su territorio noche tras noche: las argentinas y las peruanas. Enfrentamientos, problemas con la policía, asesinatos, drogas, robos, sexo sin límites, amores, desamores en exceso, enfermedades, depresiones, ritos de fe y otros aspectos, le dan forma al relato. El autor del libro, Sebastián Duarte, vivió en paupérrimas pensiones de la zona durante un tiempo. Incluso hasta arriesgó su vida con el fin de elaborar “La Constitución Travesti”, un trabajo periodístico novelado, que refleja con claridad los códigos y pensamientos de esas personas excluidas a nivel social. Asimismo desenmascara la hipocresía de quienes ejercen la ley y su implicación directa en el negocio de las drogas y corrupción.

En ocho capítulos y, a través de un eje temático, relaciona el discurrir de sus andanzas entre sí. Las figuras principales son las distintas travestis que convulsionan Constitución puesto que sus conductas y experiencias escalofriantes son dignas de ser narradas (trastornan la normalidad de la vida colectiva). Duarte recopiló anécdotas e investigó sus vidas desde antes de sus transformaciones físicas, con el dinero necesario para que nadie sospechara de que en realidad, se trataba de un periodista. Con este trabajo, Duarte aborda el tema de la discriminación en todo su explendor. Sale su libro en un momento clave: el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires planea sacar a las travestis de Constitución y trasladarlas a Pompeya, a orillas del Riachuelo.

En las calles del barrio de Constitución, se abre un mundo marginal que alcanza su esplendor de noche. Es un territorio travesti poco explorado y muy estigmatizado. Hasta que llegó el periodista Sebastián Duarte, acompañado por Ricky Medina, su alter ego literario. Ávido lector de eso que se llama “literatura maldita”, Duarte eligió seguir la misma estrategia que su admirado Charles Bukowski y crear a Ricky Medina para contar todo lo que vivió desde que empezó a parar en lo que él denomina “el Bar de las Travestis”, aquel que descubrió una noche cualquiera. Él mismo cuenta: “Había no menos de treinta travestis. Se miraban al espejo, se reían, brindaban con cerveza, salían y entraban al baño de mujeres, hablaban por teléfono. Parecía la réplica de una película de Fellini o de Kusturica, por lo bizarro. Obvio que entré y empecé a parar allí, siempre de noche”.

Lo que queda claro en el libro, es que el sexo es uno de sus motores. Apenas iniciado, en la página nº 22, se narra un encuentro en primera persona: “Una noche llegué a la esquina del buzón a eso de las cuatro de la madrugada. Había bebido ginebra por diferentes bares de Constitución y estaba en un estado deplorable. Agustina aprovechó mi debilidad y me llamó. Sin dudarlo, me acerqué a la rubia y vi que llevaba una faldita escocesa estilo colegiala y unas medias de red de color negro. Con su boca pintada de rojo, empezó a susurrarme cosas al oído. Hasta que el zarpazo final fue acompañado de un sensual beso en mi cuello”.

Nota de Autor:
Este libro nace de un trabajo periodístico novelado, que plantea la cotidianidad del sufrimeinto y las actitudes discriminatorias por su elección y/o identidad sexual. A consecuencia de ello, muchas travestis continúan inmersas en situaciones de pobreza y rechazo social, provocando desocupación laboral y llevando a muchas de ellas a esa “situación de calle”. La reciente decisión tomada por la Justicia Argentina en reconocer en su nuevo documento la identidad de Marcela Romero, Presidenta de la Asociación de Travestis, Transexuales y Transgénero de Argentina (ATTTA) e integrante del Consejo Asesor del INADI, marca un importante avance para la sanción de una Ley de Identidad de Género y lograr la plena inclusión ciudadana de lesbianas, gays, bisexuales, travestis, transexuales, transgéneros e intersexuales en todos los ámbitos, garantizando a todas las personas la posibilidad de decidir sobre su propio cuerpo.

Anuncios

2 Respuestas a “LA CONSTITUCIÓN TRAVESTI

Deja tu comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s