LA PRINCESA DESNUDA

PLACERES CINEMATOGRÁFICOS  La memoria del culto a los exploits más turbios de la historia del cine, acostumbra a ser selectiva. Existen ciertos aspectos cinematográficos que muchos perpetran con devoción, esmero y una pulcritud filo-sectaria, para obviar otros ángulos casi siempre de mayor índole pero sepultados por el tiempo o por la saciedad cinéfila. Más o menos, ha sido esta la reflexión a la que he llegado tras recordar el nombre de Ajita Wilson, repasar sus obras y llevarme las manos a la cabeza pensando: “Cómo he podido perderle la pista a esta actriz durante tanto tiempo”.jita Wilson, una de las estrellas de cine  nació como George Wilson. A veces, usó el nombre de Magda Urtado. Nació en 1950 y murió en 1987. Su vida se fraguó a base de sexo en ña grana pantalla y operaciones millonarias a sus espaldas. 

Wilson comenzó como un artista tranvestite en Nueva York, y completó un cambio de sexo a mediados de los años 70’s, gracias a un  amante con poder adquisitivo. Después de la operación, comenzó a aparecer en películas clasificadas para adultos. De este modo, fue descubierta por un productor de cine europeo que consiguió colocarla en papeles de varias cintas franceses e italianos (porno-películas). En 1978 se cruzó con la eclosión del cine “kinky” (macarra) y el cine “trash” (basura) y una serie de interesantes películas dirigidas por el director español Jesús Franco. En 1986 fue detenida por los carabineros en un burdel en Florencia, cuando trató de escapar corriendo desnuda por la calle. Falleció a causa de las complicaciones derivadas de un accidente de tráfico, de forma repentina y fortuita. Existe un mito, una historia alternativa que cuenta que ella es Magda Urtado de Río, pero ese es el nombre de su personaje en “Sadomanía” y también el apellido de soltera de su madre.

Según IMDB la lista que configura su carrera es de 39 películas. Ajita sólo es superada por Bibi Andersen (Bibiana Fernández en la actualidad) como la estrella de cine transexual importante de todos los tiempos. Nunca he visto una película Ajita. Pero ese no es el punto. No estoy aquí para ser una snobdel cine. Y quizás porque estamos hablando de cantidad, node calidad. Ella ha sido una gran estrella cinematográfica transexual. Una celebridad desconocida.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Prestó su exotismo en trabajos infracasposos como “El regreso de Eva Man” también titulada como “La Pitoconejo”, donde daba vida a una hermafrodita, otorgándole una mayor dosis de morbo a la platea. También fueron sonados los blockbusters de la época al lado de los rompetaquillas del momento Pajares y Esteso en “Los Energéticos”. Dejando de lado el goloso cine sub-B de la época, Wilson rodó sus mejores trabajos bajo la dirección de Franco, aportando al imaginario colectivo trabajos como “Sadomanía” o “Macumba Sexual” y  bajo la dirección de otro español dedicado al cine subido de tono, Carlos Aured, en “Apocalipsis Sexual”, al lado de Lina Romay, actriz y compañera que no le hizo ascos a los papeles de este género subterráneo (y fallecida este mismo año 2012, por cierto).

Los años del destape, fueron sucumbiendo, mientras Wilson caía en el olvido después de haber rodado “Macumba Sexual”, su mayor éxito, lo que le impulsó a continuar en el cine pasado de softcore, incorporándose directamente al hardcore de baja calidad, participando en rémoras de otros films de categoría “X” como “Garganta Profunda Negra”… todo y así, hasta que acabó por diluirse la popularidad de la estrella transexual.

En 1987, Ajita Wilson fallecía en un accidente automovilístico, en pleno olvido de la starsistem, sin tener ninguna repercusión mediática del suceso.

Los comentarios están cerrados.