SEXUALIDADES MIGRANTES

portada de SEXUALIDADES MIGRANTES

> PENSAMIENTOS DIVERSOS Interesante recopilación que incluye artículos de distintos autores que reflexionan sobre las identidades trans e intersexuales. En la introducción, Diana Maffía plantea como panorama general del libro la puesta en cuestión de tres grandes enunciados modernos:  1) Los sexos son dos, masculino y femenino. 2) Las relaciones sexuales tienen como fin la procreación. 3) La familia es una unidad naturaral.

l) Estas ideas articulan una ideología tan fuerte sobre la dicotomía sexual y su rol en la sociedad “que cuando no se la encuentra se la produce”, por lo que “cuando los genitales son ambiguos, no se revisa la idea de la naturaleza dual de los genitales sino que se disciplinan para que se ajusten al dogma”. Los artículos que conforman este libro son ocho. El primero titulado “Devenires, cuerpos sin órganos, lógica difusa e intersexuales”, de Amalia E. Fischer Pfaeffle, realiza una revisión conceptual cuyo lado más interesante es la recuperación de la mitología sobre las identidades híbridas.El segundo artículo, “Transgéneros: síntesis y aperturas” de Eva Giberti, complementa el texto anterior al hacer un recorrido de los antecedentes históricos de las identidades trans y a su vez una pormenorizada explicación de los mitos en distintas culturas sobre las personas trans. Patricia Soley-Beltrán, en el tercer artículo “¿Citaciones perversas? De la distinción sexo-género y sus apropiaciones”, revisa los conceptos de género/sexo en la medicina y en el ámbito sociológico. Si bien el género fue construido como lo culturalmente variable y el sexo como lo fijo, las identidades trans plantean una relación inversa, porque el tratamiento quirúrgico de estas personas “implica una noción del cuerpo como potencialidad mutable y receptiva, mientras que la mente se concibe como el principio superior de la identidad y el ser que actualiza y fija la asumida fluidez del cuerpo”.En “Los sexos ¿son o se hacen?” Diana Maffía y Mauro Cabral analizan detalladamente el caso de un bebé intersex y la obligatoriedad corporal al que es sometido ante una ambigüedad que se plantea como un defecto, una imposibilidad cultural y una tara social desde la construcción científica, que dice basarse en una necesidad médica pero que evalúa sobre criterios culturales.

Flavio Rapisardi, en “Regulaciones políticas: identidad, diferencia y desigualdad. Una crítica al debate contemporáneo” intersecta el tema de las identidades con la economía para plantear que las instancias identitarias no son sólo meramente culturales sino que implican también puntos de articulación y procesos sociopolíticos, que derivan la pregunta clave no al ámbito ontológico, sino al localizado “¿qué hacen posible y qué evitan?, ¿cómo, dónde y cuándo soy?”.

En “Pensar la intersexualidad, hoy” Mauro Cabral aporta con una reflexión teórica y testimonial, aguda y reflexiva, a la compleja y difícil vivencia intersexual, dejando en claro que ésta “no es una enfermedad, sino una condición de no conformidad física con criterios culturalmente definidos de normalidad corporal”

Lohana Berkins en “Un itinerario político del travestismo” hace revisión al devenir del movimiento travesti en Argentina y su relación con otros movimientos como el feminista, por lo que, se encuentra en estrecho diálogo con el artículo final “Los cuerpos del feminismo” de Josefina Fernández quien precisamente hace evidente aquella tensión que ha generado la entrada de las mujeres trans al feminismo y su legítima reivindicación de nuevas y críticas formas de ser mujer. Como se puede apreciar por esta sucinta descripción, el libro es un panorama interesante y reflexivo sobre las identidades trans, desde distintas voces, vivencias y posturas, que vale la pena leer y poner en consideración.

Los comentarios están cerrados.