WALK ON THE WILD SIDE, RACHEL!

transsocialmedia RACHEL AND LOU REED 003

…O CUANDO ELLA ES TU MEJOR AMIGO Muy probablemente se trate de la verdadera fuente de inspiración para la mayoría de los temas incluídos en el álbum de Coney Island Baby” de Lou Reed. Rachel (Tommy), travesti, “musa” y amante de Lou, siempre fue una figura acompañada de un halo de misterio a su alrededor. De todo lo que se ha escrito y dicho sobre la estrella de rock, parece como que, Rachel, tan sólo hubiese ocupado a penas unas notas a pie de página a lo largo de su vida en común. Pero no fue así, aunque, a pesar de jugar un papel importante en la vida de Reed -compartiendo incluso micrófono en algunas giras a mediados de los 70’s-, ella siempre supo mantener su vida privada… en privado.  

Lou Reed es un artista judío nacido en Brooklyn y criado en Long Island  (Nueva York). A la edad de 17 años recibió una dura terapia de electroshock tres veces a la semana para “desalentar” su homosexualidad. Como resultado de la terapia, tuvo su primera historia de amor gay en la universidad, antes de licenciarse en Literatura Inglesa y Filosofía. Aunque posteriormente, y tal como escribiría más tarde uno de sus biógrafos, Jeremy Reed, afirma que, a partir de la presencia de Rachel en su vida, esto “le permitió proyectar una imagen poderosamente bisexual”. Con terapia destructora o sin ella, está claro que las letras de gran parte de los temas registrados por Lou, a pesar de tocar severos tabúes de esos años como la transexualidad, la prostitución, el sexo oral y la drogadicción, el neoyorkino ha recibido siempre una amplia cobertura en todas las emisoras de radio a lo largo de la historia de la música Pop y Rock, llegando a conseguir entrar en el “Top 20” de las listas durante años en todo el mundo, principalmente en EE.UU. y Reino Unido. (en la BBC insistieron en cambiar algunos versos de sus letras, sin llegar a conseguirlo).

Después de salir de la formación de corte intelectual Velvet Underground en Agosto de 1970, Reed regresó a la casa de sus padres y trabajó como mecanógrafo en la empresa familiar, una conocida asesoría fiscal de la ciudad. Según su propio relato, ganaba cuarenta dólares a la semana, un salario, con una alta carga de estigmatización social. No sería hasta un año después, cuando firmara contrato con la RCA Records y grabara su primer vinilo en solitario, bajo título homónimo. En Diciembre de 1972, lanza “Transformer”, considerado uno de los mejores trabajos realizados en su carrera, exteriorizando, quizás, una búsqueda de identidad personal. Si Lou Reed simplemente hubiese firmado este soberbio disco dejando al margen sus influyentes grabaciones con la Velvet Underground, ya ocuparía un lugar de honor en la Historia del Rock. David Bowie y Mick Ronson co-produjeron el álbum y Lou se dirigió a un público mucho más popular, especialmente en Inglaterra. El single “Walk on the Wild Side” fue un saludo irónico -y sin embargo afectuoso- para los inadaptados, chaperos y travestis, que conformaron el entorno de Andy Warhol. Y nacío la leyenda.

Transformer fue sin duda un disco especial y distinto. Imperfecto e irrepetible, muestra un lado de Reed que no se volvería a verse jamás. La perspectiva urbano-sexual tan cínica como melancólica o ambiguamente provocadora de la escritura de Reed, se ve enriquecida con la teatralidad del  glam-rock de Bowie, para ofertar joyas musicales como llegaron a ser las de “Vicious”, “Perfect Day”, “Make Up”, “Satellite Of Love”, “New York Telephone Conversation” y el GIGANTE clásico “Caminando por el lado salvaje”, tema bandera y marca personal por excelencia utilizado como pocos en más de una ocasión, en anuncios televisivos y películas de mención que lo conformaron en éxito internacionalmente conocido. Lou Reed estaba dispuesto a participar en una renovación que le transformó, de un poeta de la calle austero, a la estrella Glam apodado “El Fantasma de Rock” por su imagen anterior. La mismísima Angela Bowie describió el nuevo Lou Reed como “rimel pesado y lápiz labial de color negro a juego con el esmalte de uñas, camisa ceñida y pantalón apretado“.

Nueva York, 1975: Tras el fracaso de su tercer trabajo, el insufrible intento de ópera rock “Berlin”, Lou asumió perfectamente su personaje de monstruo, se peleó con medio mundo y grabó discos aun más inexplicables. Poco quedaba de los acordes y versos del gran Lou, y los más optimistas, se la jugaban por un siguiente disco “grotesco” y “excesivo”. Sin embargo. “Coney Island Baby” fue una extraordinaria muestra de ritmo sosegado que no aburre a nadie. Se trató de un disco redondo que celebraba el amor siempre desde ese lado marginal e inteligente del que alguna vez Reed sostuvo, acostumbrado a su gente. Cuál fue la clave?… En el Otoño de 1973 en un antro gay de Nueva York, encontrró el amor a primera vista.

En una entrevista concedida a la revista “Bambi”, Reed describió sus primeras impresiones cuando conoció a Rachel: “Me encontraba en el “Club 82” de Greenwich Village, como de costumbre desde mi divorcio, unos meses atrás. Recuerdo que entré allí y no me había fijado nunca en esa cabeza tan morena, una especie de vibración de todo. Rachel llevaba un maquillaje increíble y su vestido era fabuloso. Obviamente procedía de un mundo diferente a cualquier otra persona que habitaba ese lugar. Su imagen me golpeó durante horas y horas, mientras Rachel, sentada allí, delante mía, me miraba sin decirme nada. De repente, una noche ella me habló y otra siguiente vino a casa conmigo. En ese momento yo tenía un rollo con una chica rubia muy loca. Rachel se quedó… y la chica se fue. Curiosamente, Rachel estaba completamente desinteresada en quien yo era y lo que yo hacía. Nada podía impresionarla. Apenas había escuchado mi música y no le debí gustar mucho cuando lo hizo”. Las malas lenguas siempre comentaron que se apoderó de la vida del cantante como una gata en celo.

transsocialmedia LOU REED RACHEL 002

Y quizás hubo algo de razón. La fotógrafa americana Eileen Polk relata de manera diferente el encuentro entre Reed y Rachel: “todo el mundo íbamos al “Max”, hasta que los New York Dolls se travistieron para dar un concierto, en el Club 82. Era un antro lleno de travestis. A mí me encantaban todas las trans, pero especialmente Rachel, porque era muy femenina y simpática”. Un día, Rachel estaba bastante borracha y le confesó a Polk que nunca podría ser un chico, porque tenia el pene muy pequeño. Entonces, se sacó el miembro y se lo enseñó: “Caray, es realmente pequeña, pero no pasa nada”, le comentó Eileen. “Eso espero” le contestó Rachel, “porque soy mejor mujer que hombre”. Polk asegura que Rachel conoció a Lou Reed porque era el hombre de sus sueños, desde siempre. “He conocido a Lou, sabía que iba a ocurrir, sabía que algo bueno iba a pasarme y ahora estoy enamorada”. Reed se sentaba en una esquina y Rachel no dejaba que se le acercase nadie, lo anunció a todos los miembros del local: “no quiero que nadie hable con él, es mío”. En el Club 82 todo el mundo respetó la observación. No se le acercaron, ni mujeres, ni travestis. Todas estaban contentas de que Rachel tuviera algo bueno por primera vez en su vida.

Reed tuvo siempre una mirada cruda acerca del matrimonio y las relaciones “de éxtasis conyugal”. Raquel se convirtió entonces, no sólo en su amante, sino además en su mano derecha y figura de fascinación. Grabó “Coney Island Baby” junto a él, un disco que se engendró con todo aquello relacionado a cómo su nueva relación había transformado su vida, incluso dedicando canciones a la propia Rachel. En Julio de 1975 encontrándose de gira por Nueva Zelanda, se cancelaron algunos de los conciertos: Reed estaba muy perdido y ausente. Se pasaba horas en el teléfono con Rachel, dormía por la noche con el auricular descolgado y comunicaba directamente con ella para reanudar su conversación, tan pronto como se despertara.

transsocialmedia LOU REED RACHEL 1977

En Marzo de 1977 celebraron su tercer aniversario de “amistad” y cortaron una tarta de boda de tres niveles adornada con un corazón de San Valentín. El anuncio notoriamente ácido en la sección de notas al azar de la revista Rolling Stone, sorprendió bastante a sus fans: “Lou Reed se casó con una chica.” Cualquiera que haya conocido su historia un poco, coincidirá en que se trató de un titular absolutamente gratuito. 

La imagen de pelos teñidos, las perversiones y depravaciones, drogadicciones y mariconadas por doquier, se acabaron. Reed se imitaba a sí mismo mejor que nadie, al lado de su amada. Pero súbitamente Rachel dio término a la relación a finales de ese mismo año (o a principios del 78). “Street Hassle”, álbum inmediatamente posterior a la separación, hablaba principalmente sobre esta ruptura: “el amor ha desaparecido / llevo los anillos en mis dedos / y no hay nada más que decir / pero ¡ah, cómo te necesito bebé”. Lou Reed se casó con Sylvia Morales en 1980, después de conocerse en un club gay con tendencias BDSM, mujer de la que también se divorciaría en 1990. Actualmente vive con la cantante Laurie Anderson y al parecer se niega a hablar de sus relaciones pasadas, particularmente de Rachel.

QUÉ PASÓ CON LA NOVIA DE REED? Nunca se supieron delas razones de su ruptura. Se podría concluir con que las historias nacen y mueren, excepto cuando se trata de un artista, donde siempre existe el riesgo de que “la historia” vaya de la mano de su trabajo. Así fue hasta el final de su relación. Testigos de esta reunión sólo permanecen en varias entrevistas escritas y algunas canciones compuestas, incluyendo “Crazy Feeling” en el álbum “Coney Island Baby” y la primera parte de la suite de “Street Hassle”.

Pero las anécdotas sobre la pareja Lou-Rachel son tantas, que podría escribirse un libro completo. Una mañana, la doncella del servicio del Gramercy Park Hotel en donde se habían encerrado para escribir “Coney Island…”, accedió a la habitación sin saber que Lou y Rachel estaban en la cama. Una vez dentro vio a Rachel, pensando que se trataba de la “señora Reed”. Rachel “desnudo”, comenzó a lanzarle todo lo que pilló a mano con cierto malestar, hasta que abandonó la estancia. Reed se rió durante días recordando esa escena. El hecho es que Rachel era realmente Tommy y “ella” era su hermoso disfraz.

Rachel tenía sangre mitad india, mitad  mexicana, de piel ligeramente oscura. Era silenciosa y fuerte, capaz de hacer frente incluso a la mala conducta de Lou, quien durante muchos años fue realmente insoportable debido a los medicamentos que reforzaron en él su crueldad y cinismo. Esto sucedido en esa época y justamente con Rachel, porque ella había crecido en las calles, se había criado en reformatorios y hasta pasó por la cárcel.

transsocialmedia RACHEL AND LOU REED

http://www.ivoox.com/coney-island-baby%20remasterizado_md_1795456_1.mp3″

“Connie Island baby”

Rachel no se separaba de Lou. Estaba siempre al lado. No hablaba -o hablaba poco- y le ofreció amor incondicional y un hombro para apoyarse en momentos bajos. No es de extrañar que, más allá de su victimario personal, típico de drogadicto, también tuvo su grado de culpabilidad al dejarse llevar por ella. Todo, en este amor sin fronteras y después de encontrar verdaderamente el entusiasmo por la vida. La mayoría de las canciones en pareja son declaraciones de amor para Rachel. “Coney Island…” fue una obra lenta y envolvente, maravillosamente romántica.

El productor Steve Katz describe a Rachel en la biografía de Victor Bockris sobre Lou Reed de esta forma: “Imagínate una mujer en un cuerpo de hombre, como resultado final en la carrera de un delincuente juvenil. […] Todo a su alrededor era homosexualidad. Rachel era físicamente magnífica para cualquier sexo. Los hombres heterosexuales se daban de golpes por tenerla todo el tiempo. Rachel era un hombre que se expresaba como una mujer. Quizás sorprendido desconcertada  la mente de Lou y Raquel fue la pareja perfecta para Reed”. La orientación sexual de Reed no es el punto, no importa qué prefería Lou en realidad, lo que importa, es lo que hay en el disco, en “Crazy Feeling”. Nunca Reed se abrió tanto antes -emocionalmente hablando- como en la letra de este tema.

Antes de su separación en Julio de 1977, Rachel se definía como “un peluquero de Filadelfia”. Pero de lo poco que se sabe sobre Rachel -nada de Tommy- tras su huída a ninguna parte, es que terminó su transición, y después de una cirugía de reasignación, se convirtió en inseminadora artificial de jirafas en el Zoológico de San Diego. Trágicamente falleció en 1989, cuando un piano suspendido desde el piso 20 del Hotel Pensilvania de Nueva York, cayó sobre ella, sin que nada pudiera hacerse por recuperarla. Sus cenizas fueron vertidas en la piscina del oso polar del mismo zoo. Lou Reed estuvo presente en su funeral y se le vio visiblemente alterado. Lloraba y susurraba algo en voz baja. Se desconoce lo que dijo, aunque algunos de los asistentes afirmaron escuchar un suave “du, du·du, du, du…”. Los detalles de su muerte incluso son muy vagos. Se rumoreó también que fue víctima del SIDA, a principios de la década de los 90’s.

transsocialemdia LOU REED RACHEL LIVE

Fue tan interesante, como la vida misma, que Rachel estuviera presente en varias entrevistas en el período comprendido entre 1974 y 1976. Escritores musicales como Lester Bangs editor de la Revista Creem y Nick Kent crítico del New Musical Express crecían en reputación cada vez que informaban sobre Rachel, añadiendo valor al mito del cantante. En uno de esos artículos, Bangs se refirió a Rachel como una “cosa”. El caso es que Reed se encontraba respondiendo a las preguntas del crítico musical, mientras Rachel hojeaba unas revistas que había por encima de la mesa. La nota de Bangs fue: “Si el álbum Berlín se hubiera fundido y remodelado en forma humana, hubiera sido esta criatura”. No hay duda de que ella se tomaría estos comentarios con humor de perra como cualquier otra, aunque personalmente se la viera como una persona feliz. Bangs también describió a Rachel como una persona tan viciosa, que el cantante no pudo perdonar a “su amiga”. Quizás fue la clave de su separación. Además escribió con desacertada insensibilidad: “Pelo largo oscuro, algo de barba y tetas, casi grotesco, vil, como una “arrastrada” que correteó por la casa de Reed en cuanto éste le abrió la puerta, como si de un repartidor de periódicos o leche se tratara”. Bangs se disculparía tiempo después por estas palabras con tan poco tacto, lamentándose que  que era una de las pocas cosas de que jamás hubiera deseado escribir.

Sin embargo, otros encontraron a Rachel bella y estilizada, con ese aire elegantemente mestizo. En palabras de John Cale, íntimo de Reed dentro y fuera de la Velvet Underground, ella tenía “un cuerpo de miembros largos y finos, como su pelo negro”.

transsocialmedia -LOU REED RACHEL

Conclusiones particulares: En la documentación que he podido encontrar para poder escribir este reportaje sobre la enigmática y misteriosa Rachel, no hay mucho que aprovechar (demasiado esfuerzo y falta de recursos disponibles, para llegar a una conclusión más reveladora). Ella se refería a sí misma tanto como travesti o transexual, indistintamente, en los distintos artículos o escasas citas que he podido encontrar al respecto. También, mucha falta de rigurosidad, todo hay que decirlo. En concreto, tampoco existe una evidencia clara sobre su cirugía de cambio de sexo, por ejemplo.

En todo caso, encuentro su relación con Reed fascinante, de la misma manera que me parece más fascinante su vida. Seguramente los que ya intentaron ejercer “outing” con Reed en su momento, no consiguieron sus objetivos. Yo no seré quien lo haga, naturalmente, porque Rachel lo hizo muy bien por su cuenta, pero que muy bien. Ella se consolidó en una figura prominente de la vida nocturna de Nueva York en la década de los 70’s, antes de conocer a Lou. Era una de las habituales del “Max“. Fue fotografiada por Mick Rock junto a Reed para la revista Penthouse, además de salir en alguna portada de disco. Lo más sorprendente de la vida de Rachel es que no se haya sabido nada sobre ella, ni antes, ni después, salvo algunos datos oscuros y presumiblemente tergiversados o distorsionados. Seguramente si se hubiera tratado de una historia en 2007, hubiera llenado páginas y páginas de prensa amarilla y cantidad de sillones de las cadenas de televisión en las que desvelar sus ruinas y mediocridades. He aquí una persona que convivió con una de las más grandes estrellas del rock y absolutamente nadie sabe cuándo, dónde o cómo murió. Ni siquiera se ha podido saber su nombre completo (si es que lo hubo). El anonimato de Rachel tiene más que ver con la imagen pública de Lou respecto a Rachel, que con lo que ella pudiera realmente pretender que fuera su vida privada. Reed tomó una decisión consciente para ir directo hacia su elección de estilo de vida y lo “bi-sexual” había cumplido ya su propósito como una declaración de moda. Rachel no figuraba entre sus personajes públicos. Ella desapareció tan rápidamente como entró en su vida… sin dejar rastro. La escena acontecía de forma voluble y Rachel no fue parte de ella. Concretamente después de separarse y publicar ese maravilloso dulce llamado “Connie Island…” Reed se negó reiteradamente a hablar de Rachel a partir de 1978. Por qué? Ella creó a Lou Reed no teniendo nada, ni tan siquiera remotamente algo en común. Pero pudo jugar bien sus cartas. Rachel se hubiera merecido algo más de reconocimiento. Ella inspiró algunas de las mejores canciones de Reed perpetuadas para la Historia del Rock y logró mantenerle estable, e incluso levantarle, en un punto extremadamente bajo de su vida.
 El lado oscuro no deja de ser tentativo, siempre. Pero es lo que tiene. 

Como evidencia de su existencia, algunas fotos con Lou, una de los cuales puede verse en esta portada de “The best of Lou Reed” y su nombre pronunciado/escrito al final de “Coney Island…”. Nada más. Y alguien argumenta que entre los rastros de Magic and Loss”, el disco más hermoso y maduro de Reed, publicado en 1992 y dedicado especialmente a la muerte de los amigos y de cómo lidiar con el sentimiento de pérdida que se produce en el interior de cada uno, al menos un corte del mismo está dedicado a ella. Pero Lou, nunca lo ha expresado públicamente.

transsocialmedia PORTADA LOU REED

Deja tu comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s