KATOEYS: LA “OTRA” CIUDAD DE THAILANDIA

transsocialmedia LADYBOYS THAILANDIA 002

LA SONRISA FEMENINA Las Katoeys, Ladyboys en inglés, se pueden encontrar en varios sectores de la población, ya que la cultura budista de Thailandia da un alto valor a la tolerancia. En Thailandia son conocidas como “Katoeys” -que proviene de “khmer” y “toey” que significa “ser diferente”- y se designa a los hombres de apariencia femenina. En el norte del país se les denomina “pu-mia”, o lo que es lo mismo, hombre-mujerSe cree que ser katoey es una cuestión de karma: el destino que le toca vivir por haber cometido adulterio en vidas anteriores. Por ello, la mirada desde esa perspectiva budista, reciben incluso sentimientos de aprecio y orgullo para esas vidas pasadas de trasgresión por la que no se les debe culpar sino más bien se les debe tener piedad, compasión y tolerancia diversa.

En Thailandia pueden conseguirse hormonas recetadas legalmente por un médico calificado o inclusive sin prescripción facultativa, en cualquier farmacia. Hay que matizar que las vaginoplastias resultan económicamente accesibles en el país sudasiático, situándose alrededor de los ฿150.000 Baht (aproximadamente 4.900$ dólares americanos por operación). Se sabe a ciencia cierta que todo hombre thailandés, al menos una vez en la vida, ha mantenido relaciones con una de ellas.

Thailandia parece tener la mayor proporción de “ellos/ellas” entre su población, y se dice, que cuánto más bella y coqueta sea una mujer, más posibilidades hay de que se trate de una Katoey. Algunas llegan a ser mujeres tan bellas, que muchos no averiguan que lo son hasta que “ya es demasiado tarde”, según comentan en las redes sociales algunos turistas confusos y curiosos al mismo tiempo. Trabajan muy duro para llegar a ser lo más perfectas posibles, y aunque una gran mayoría son travestis sin cirugía definitiva, entre su comunidad se manifiestan devocionarias de la cirugía genital y plástica hasta la obsesión: ojos, labios, pechos e incluso las costillas y abdomen, para llegar a una feminización total. Y no deja de ser curioso porque, precisamente, las muchachas thailandesas son extraordinariamente femeninas, quizás por su mestizaje con los chinos, propios de piel más blanca. Seguramente, vamos, sin ningún género de dudas, algunas de las mujeres más femeninas del planeta se encuentran entre estas ladyboys de Thailandia.

transsocialmedia LADYBOYS THAILANDIA 003

A diferencia de lo que se pueda pensar, en “el país de la sonrisa” las katoeys pertenecen a todos los estamentos sociales, con diplomaturas y títulos universitarios de todo tipo. Hay quienes trabajan en la Administración e incluso en departamentos militares, aunque se prodigan especialmente en aquellos sectores donde pueden desarrollar su rol femenino al cien por cien, como en el mundo de la venta de cosmética de lujo. Hay quienes miran hacia el mundo del espectáculo y casi todas, ya, se alejan ya de la prostitución, único camino a seguir anteriormente por el rechazo social, y las que se dedicaban a ello, ahora trabajan en tiendas de souvenirs, empresas de turismo y salones de belleza.

No existen cifras oficiales. Se supone que en Thailandia habría casi un millón y medio de katoeys integradas completamente en la sociedad. No limitadas al mundo de la noche, sí es cierto que la gran mayoría tiene trabajos secundarios. Tampoco existe un rechazo violento hacia ellas y la actitud de la ciudadanía es de aceptación total. Estos “chico/chica” suelen juntarse desde la infancia con afines a su identidad y llegan a establecer un código especial. Quien cuenta con menor edad, suele buscar una madrina o tutora que le introducirá en los secretos de la feminización, hormonas, indumentarias, maquillaje…

Pero, cómo se explica su masiva presencia en Thailandia?. Existen potentes razones religiosas: es una de las pocas naciones budistas de Asia que no fue colonia europea, y por lo tanto, no se tiñó del propio rechazo a la homosexualidad que se llevó a cabo en casi todos los países cristianos. Eso habría permitido que las distintas expresiones sexuales se desarrollaran con bastante libertad, siempre.

Muchísimos son los casos de padres que escogen a un niño para cuidar a los ancianos de sus familias en el futuro, lo que implica que desde pequeños reciben una formación especial que parte con vestirles con atuendos andróginos o directamente de niñas para que, al llegar a la adolescencia, posean la fuerza del hombre y la dulzura de la mujer. Lo que puede parecer una decisión tan normal como inexplicable, es comparable con la extendida costumbre de castrar a miles y miles de muchachos para que cantaran con voz fenenina en las cortes e iglesias europeas, hasta incluso comienzos del siglo XX.

El manuscrito budista Pathamamulamuli (Creación del Mundo) basado en una antigua mitologia, se incluye el tercer sexo en la Creación, explicándose así el origen del mundo: […] “De la unión de estos elementos, aparecieron tres seres: el hombre, la mujer y el hermafrodita”. El budismo también da razones para adoptar la transexualidad. Entre las enseñanzas de Buda, figura el Código Vinaya, que habla de la existencia de cuatro géneros: hombre, mujer, hermafrodita y travestis-homosexuales.

transsocialmedia LADYBOYS THAILANDIA

Hoy en día, los niños thailandeses tienen plena libertad para maquillarse. Son numerosas las escuelas donde ya existen baños para katoeys, usan cosmética femenina e incluso algunos consumen hormonas en edad escolar, con el visto bueno de sus padres. Hay que recordar que en 2008 se instaló el primer “tercer baño” para el tercer sexo en la escuela secundaria de Kampang, distrito de Chiang Mai. Desde entonces, en las puertas lucen unas figuras humanas divididas verticalmente: un lado azul con pantalones y el otro lado color rojo con una falda.  La mayor concentración de ladyboys se encuentra en la ciudad de Pattaya y en la propia capital, Bangkok. Hace un año nos hicimos eco de una notica transcendental y única: La empresa aérea P.C. Air contrató a cuatro ladyboys como azafatas cualificadas. Su presidente afirmó que: “Ellas ofrecen un mejor servicio porque comprenden a los hombres y a las mujeresa a la vez”.

A pesar de todo, el cambio de sexo sigue prohibido antes de los 18 años y los mayores deben pasar obligatoriamente por pruebas psiquiátricas, entre otras. Aún no pueden cambiar de género en el carnet de identidad y, técnicamente, son considerados GAYS, cosa que desmienten totalmente, porque consideran que no son hombres que les gustan los hombres, sino mujeres que gustan de los hombres (aunque suele haber bastantes bisexuales).

Las Ladyboys empiezan a mostrar caminos distintos. Por estos días hace noticia Yollada Nok Sunyot, una conocida cantante y sofisticada empresaria transexual, operada a los 16 años, que se postula a la candidatura de una elección popular en la provincia de Nan. Ella figura todavía como un hombre en su carnet de identidad y fue descalificada de un concurso de belleza por entregar “identidad femenina falsa”.

Anuncios

Deja tu comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s