BIOLOGÍA DE LA TRANSEXUALIDAD

CEREBROS DIFERENTES Investigadores de varios centros españoles han analizado el grosor de la corteza cerebral de un grupo de personas transexuales, antes de someterse a tratamiento hormonal. Sus hallazgos han revelado una feminización de dicha corteza en el caso de hombres que se sienten mujeres y ciertas diferencias en las estructuras subcorticales cerebrales de las mujeres que se sienten hombres, lo que sugiere que esta condición humana, tendría una raíz biológica. Sigue leyendo

Anuncios

LA TRANSEXUALIDAD SEGÚN BAUDRILLARD

TODOS SOMOS TRANSEXUALES EN UNA ERA TRANSEXUAL El cuerpo sexuado está entregado actualmente a una especie de destino artificial. Y este destino artificial es la transexualidad. Transexual, no en el sentido anatómico, sino en el sentido más general del travestismo, del “juego de la perfección” sobre la conmutación de los signos del sexo y por oposición al juego anterior de la diferencia sexual, del juego de la indiferencia sexual, indiferenciación de los polos sexuales e indiferencia al sexo como goce. Lo sexual reposa sobre el goce (es el leitmotiv de la liberación) y lo transexual reposa sobre “el artificio”, sea éste el de cambiar de sexo o el juego de los signos indumentarios, gestuales, característicos de los travestidos. En todos los casos, operación quirúrgica o semiquirúrgica, signo u órgano, se trata de prótesis. Y cuando como ahora el destino del cuerpo es volverse prótesis, resulta lógico que el modelo de la sexualidad sea la transexualidad y que ésta se convierta por doquier en el lugar de la seducción. Sigue leyendo

GWEN ARAUJO, 10 AÑOS EN EL RECUERDO

Se cumple el 10º Aniversario del brutal asesinato de la adolescente transgénero Gwen Amber Rose Araujo, en Newark (California). En la actualidad, Gwen sería una mujer joven de 27 años de edad, si no hubiese sido brutalmente tomada por cuatro hombres que descubrieron que era varón, en el desarrollo de una fiesta local. La historia de su vida se ha crecordado y se mantiene con vida gracias a su madre, Sylvia Guerrero. Su familia afirma que ella era una niña feliz y con mucha energía, era muy dinámica y siempre se reía. Expresó el deseo de ser mujer desde una edad temprana y, justo antes de su muerte, había empezado a vivir como una chica, en su tránsito pre-operatorio. Asistió a una escuela pública y a una iglesia de la zona, hasta que surgiera la polémica por sus transexualidad, momento en el que empezó a retirarse socialmente y excluirse de todo. Dejó los estudios poco antes de graduarse y buscó trabajo, aunque no llegó a conseguirlo. Sigue leyendo